Villa Byström

Descripción

El edificio presenta un carácter neoclásico. Entre los elementos que configuran la villa, el artista incluyó un atrio, aunque destacan otros elementos clásicos como la rotonda o la linterna. El edificio fue propiedad de diversas personalidades. Destaca el periodo en el que fue propiedad del príncipe Carl, hermano del rey Gustavo V de Suecia, desde 1905, pues fue el momento en el que se llevaron a cabo obras de acondicionamiento. A finales de los años 20, el rey Alfonso XIII de España adquirió esta villa y la convirtió en la residencia del embajador español en Suecia. El edificio presenta un estilo neoclásico en el que también pueden distinguirse rasgos del romanticismo sueco. Se recurrió en gran medida al mármol como material predominante, tanto arquitectónico como esculpido, pues el escultor Byström pasó mucho tiempo en Roma, pero también en Carrara....
Metadatos

Nombre

Villa Byström

Otro nombre

Palacio del príncipe Carl

Lugar

Djurgården

Provincia/región

Estocolmo

Años

1839- 1844

Artista

Primer artista: Johan Niclas Byström
Arquitecto que realizó el acondicionamiento en el siglo XX: Ferdinand Boberg.

Tipo de pieza

Resumen

El edificio presenta un carácter neoclásico. Entre los elementos que configuran la villa, el artista incluyó un atrio, aunque destacan otros elementos clásicos como la rotonda o la linterna.

El edificio fue propiedad de diversas personalidades. Destaca el periodo en el que fue propiedad del príncipe Carl, hermano del rey Gustavo V de Suecia, desde 1905, pues fue el momento en el que se llevaron a cabo obras de acondicionamiento. A finales de los años 20, el rey Alfonso XIII de España adquirió esta villa y la convirtió en la residencia del embajador español en Suecia.

El edificio presenta un estilo neoclásico en el que también pueden distinguirse rasgos del romanticismo sueco. Se recurrió en gran medida al mármol como material predominante, tanto arquitectónico como esculpido, pues el escultor Byström pasó mucho tiempo en Roma, pero también en Carrara. En su interior destacan aspectos decorativos asociados al estilo pompeyano que complementan las estancias de la villa.
Los muros y las cubiertas de las salas estaban pintados según este estilo pompeyano y en ellos se incluían motivos grotescos con elementos neorrenacentistas.

El espacio más asimilado con el estilo pompeyano corresponde con la galería que flanqueaba la exedra abierta de la villa, así como al pórtico ubicado en la parte trasera. Este pórtico era un espacio idóneo para la decoración mural de carácter pompeyano, ya que ofrecía una gran superficie mural continua y bien iluminada. La decoración mural se caracterizaba por estar dividida en dos zonas, la zona inferior con un color más oscuro y decorada por figuras características ubicadas en el centro del espacio, y la zona superior coronada por un arquitrabe decorado con volutas.

En esta galería de la villa destacaba la representación sobre el muro de un dios masculino sentado en un trono, mientras que el espacio correspondiente del muro largo localizado junto a este espacio estaba cubierto por una alta arquitectura fantástica que albergaba pequeñas figuras. El dios aparece semidesnudo, con un manto que cubre sus caderas, y sostiene una lanza o cetro en su lado izquierdo.

Referencias bibliográficas

A.M. Leander Touati, “Pompeii in Stockholm: a focus on content”, en S. Hales y A.M. Leander Touati (eds), Returns to Pompei. Interior space and decration documented and revived 18th -20th century, Acta Instituti Romani Regni Sueciae, serie in 4,(62), 2016, 128-131.

Conjuntos de fichas