Casa Real, Viña Santa Rita

Descripción

La construcción de la casa Viña Santa Rita formó parte de un plan de renovación del predio adquirido por Domingo Fernández Concha en 1880. Su arquitecto fue Teodoro Burchard. La casa, que actualmente alberga al Hotel Casa Real de la Viña Santa Rita, posee una base que evoca la tipología colonial, con una estructura de adobe y techo de tejas, pero se reviste con esplendor de un estilo pompeyano inconfundible. Se estructura en tres corredores, que circundan un patio central, en cuyo centro se encuentra una fuente decorada con pequeñas esculturas de tritones. La casa en su totalidad está pintada en su exterior de un color rojo pompeyano, que se alterna con los marcos blancos de puertas y ventanas.
La fachada del corredor central se antecede de un peristilo con pilares de sección cuadrada, tallados en relieves rectangulares pintados de verde oliva y blanco...
Metadatos

Nombre

Casa Real, Viña Santa Rita

Otro nombre

Hotel Casa Real

Lugar

Buin

Provincia/región

Región Metropolitana de Santiago

Años

1883

Artista

Teodoro Burchard

Tipo de pieza

Resumen

La construcción de la casa Viña Santa Rita formó parte de un plan de renovación del predio adquirido por Domingo Fernández Concha en 1880. Su arquitecto fue Teodoro Burchard. La casa, que actualmente alberga al Hotel Casa Real de la Viña Santa Rita, posee una base que evoca la tipología colonial, con una estructura de adobe y techo de tejas, pero se reviste con esplendor de un estilo pompeyano inconfundible. Se estructura en tres corredores, que circundan un patio central, en cuyo centro se encuentra una fuente decorada con pequeñas esculturas de tritones. La casa en su totalidad está pintada en su exterior de un color rojo pompeyano, que se alterna con los marcos blancos de puertas y ventanas.
La fachada del corredor central se antecede de un peristilo con pilares de sección cuadrada, tallados en relieves rectangulares pintados de verde oliva y blanco marfil, y con capitales en azul. El cornisamento blanco está decorado con dos frisos en relieve, con decoraciones en azul y rojo. La parte inferior de las paredes que dan hacia el peristilo también se encuentran adornadas con un amplio friso con figuras geométricas en los mismos tonos de azul y blanco marfil.
El peristilo se antecede de una terraza desde la que se puede apreciar el parque. Circundada por una balaustrada, la terraza da espacio en uno de sus costados a una fuente rectangular, de baja profundidad, que evoca al característico impluvium de las casas latinas.
En su interior, los diversos salones de la casa, en especial aquellos destinados a las actividades sociales, evocan igualmente la ornamentación pompeyana, con algunos ecos, paralelamente, del estilo grotesco renacentista que, al fin y al cabo, también remite a la ornamentación de las residencias patricias del siglo I. Sus paredes están pintadas en rojo pompeyano, azul o blanco marfil. Sus cielos distribuyen geométricamente el espacio para incluir en la mayoría de ellos, elementos florales, amorcillos y escenas con figuras mitológicas, entre las que se intercalan, en algunos casos, el retrato de esculturas y de elementos ornamentales que generan la ilusión de constituir elementos estatuarios. El suelo es de madera, casi en su totalidad, si bien el zaguán que conduce a la terraza está adornado con un mosaico de rombos de colores rojizos.
El parque diseñado por Renner se proyectó en armonía con la casa. Si bien posee algunos aspectos que evocan una influencia inglesa, la decoración del parque, con ánforas, fuentes y esculturas de estilo clásico, remiten también a una estética italiana y grecorromana. En particular, un espacio adicional dialoga abiertamente con la tipología de la casa y ha recibido el nombre de baño pompeyano o piscina romana. Se trata de una estructura cercana a la casa patronal e inmersa en el jardín, que, franqueada por murallas de ladrillo, alguna vez recubiertas con cal y pintadas del mismo color rojo pompeyano, alberga una piscina y camarines.
El ingreso a este sector se realizaba a través de un pórtico de dos pilares y dos columnas, que se siguen de una puerta coronada por un arco de medio punto. Al fondo de la piscina, dividida en dos sectores de distinto tamaño, uno rectangular y uno ovalado, todavía es posible advertir los restos de la escultura blanca de una figura femenina, que ha perdido las extremidades y la cabeza, pero que, aun así, denota un estilo clásico.
Junto al baño pompeyano, otra fuente de agua, con una escultura clasicista de la personificación de la Primavera, refuerza la ambientación que evoca aires grecolatinos. Finalmente, junto a la casa, se edificó una capilla con lujosa ornamentación interior.
Desde entonces, la propiedad de Fernández Concha, la casa, el parque y la iglesia se constituyeron en un lugar de encuentro de la élite capitalina y, en especial, en un lugar de retiro para sacerdotes y religiosos.
No obstante, a lo largo del siglo XX, la viña Santa Rita sufrió diversas crisis económicas y de producción vinculadas al acontecer mundial y nacional. La casa, además, sufrió daños con los diversos terremotos, sobre todo con el de 1985. Sin embargo, la propiedad fue adquirida por Ricardo Claro, quien se ocupó de impulsar la producción de la viña, así como de recuperar el patrimonio arquitectónico colonial y decinomónico. Así, dio inicio a un proceso de restauración de la casa pompeyana a comienzos de la década de 1990. Gracias a estas labores, la casa y el parque se encuentran actualmente en un estado ejemplar y allí funciona en el presente, el Hotel Casa Real.
Gracias a dichos trabajos de restauración, aún es posible admirar los ecos de una época cuando las familias de la alta sociedad chilena aspiraban a asemejarse a la cultura que admiraban. Mediante estéticas y estilos emblemáticos, como el modelo pompeyano que la casa de Santa Rita luce aún, forjaron símbolos de una identidad trascendente a los límites locales de Chile en el siglo XIX.

Conservación y restauración

Buen estado de conservación

Detalles de conservación y restauración

Estructura: Bueno
Ornamentación de la Casa: Buena.
Ornamentación de los baños romanos: Mala

Referencias bibliográficas

Rodríguez, H. (2015), Santa Rita. Un monumento histórico en el Valle del Maipo, Santiago: Fundación Claro Vial.
Trebbi, R. (1997), Parques y jardines de Chile, Santiago de Chile: World Colors.

Conjuntos de fichas