3.01.01. Supuesto mitreo en Can Modolell

Ficha

Código

3.01.01

Título

3.01.01. Supuesto mitreo en Can Modolell

Descripción del testimonio

Yacimiento situado a unos 130 km al nordeste de la capital provincial, Tarraco, a unos 30 de Barcelona siguiendo la línea de costa y a 5 km de Cabrera de Mar. El yacimiento no ha sido excavado en su totalidad, pues falta todo el cuadrante NO. y no hay una publicación adecuada de la evolución arquitectónica del espacio. Su descubrimiento fue casual en 1974 y los restos actualmente visibles son producto de las actuaciones de la Secció Arqueològica del Museu de Mataró entre los años 1974 y 1984, por lo que los hallazgos se conservan en el museo de esta localidad. Una intervención en 1999 permitió determinar la planimetría como la conocemos ahora. La última intervención, de 2011, estableció el límite norte del yacimiento y confirmó la ausencia de otras construcciones romanas en los alrededores. Se trata de un gran espacio con diferentes edificios, interpretados bien como construcciones de una villa romana de explotación agraria compuesta por varias estructuras, o bien como espacio sacro desde sus orígenes, quizá incluso de época ibérica tardía. Sin embargo, no parece que haya una continuidad formal, funcional, ni espacial entre los restos ibéricos y los altoimperiales. En su conjunto, el área excavada abarca más de 350m2, aunque se estima en más de 1000 m2 el espacio arqueológico. Los primeros materiales romanos son de época augustea, pero no van acompañados de construcción. El origen de las edificaciones romanas se sitúa entre el período de Tiberio y el de Claudio, probablemente en conexión con la propia remodelación de Iluro y su territorio al obtener la municipalidad. En la segunda mitad del siglo II el conjunto adquiere un aspecto mucho más estructurado por una serie de intervenciones sobre las que no hay acuerdo si se acometen simultáneamente o de forma progresiva. El hecho es que hacia mediados del siglo II, el conjunto se dota de una entrada monumental con continuidad en un criptopórtico, en el que supuestamente se instalaría un mitreo, idea no compartida por algunos autores (Clariana et alii, 2000, 165-200). En algún momento del siglo III o del IV, el complejo cayó en desuso, las estructuras colapsaron –sin que se pueda determinar si hubo acción violenta– y el espacio quedó cubierto por tierra. En la segunda mitad del siglo V se establecen nuevas edificaciones sobre el estrato de abandono.

La documentación parece indicar que en Can Modolell se veneraban otras divinidades al margen de Mitra, Neptuno, con casi total seguridad y una divinidad femenina no identificada, según se indica más adelante. La mayor parte de los hallazgos destacados, mármoles de importación, bronces y dedicatorias en bronce, corresponden a este período cronológico. Una inscripción, fechada en época augustea, conmemora una erogatio stipis, un reparto realizado por los magistrados locales. Es, sin duda, anterior a los materiales mitraicos, lo que podría avalar la hipótesis de que el lugar era ya sacro antes de que se ofrecieran los primeros objetos mitraicos. En esa dirección apuntan asimismo la inscripción de Aphnius, un liberto de Paccius Saturninus, procurador de Vespasiano, que corrobora el uso del espacio en la segunda mitad del siglo I d.C. y la tabula ansata dedicada en el último tercio del siglo I d.C. por M(arcus) Flavius Moschus, a una divinidad que no se reconoce, aunque se ha sugerido que fuera Silvano. Es muy probable que el dedicante sea un liberto Flavio. Todos estos hallazgos parecen corroborar la existencia de un espacio cultual en la segunda mitad del siglo I d.C., en el seno de una propiedad imperial (1), donde se acondicionaría, ya en el siglo II, quizá un ambiente específicamente mitraico o incluso un mitreo. En cualquier caso, la epigrafía conservada da preeminencia a Mitra, no sabemos si como deidad única venerada a partir de un determinado momento o como divinidad que comparte un espacio sacro previo en el que cohabita con otras deidades. Tanto en uno como en otro caso, el espacio reacondicionado hacia mediados del siglo II proporciona un valor simbólico adicional a la historia del lugar, pues un nuevo dios ocupa un lugar ancestralmente sacro quedando así legitimado. Otra alternativa sería admitir que Mitra accede a ese espacio sacro de la mano de sus devotos no en exclusividad, sino compartiéndolo, de tal modo que no podríamos hablar en propiedad de la existencia de un mitreo.

Tipología

Santuario

Provincia

Tarraconense

Lugar de hallazgo (nombre latino)

Iluro, Municipium Iluronensis

Lugar de hallazgo (nombre actual)

Cabrera de Mar (Mataró, Barcelona)

Corpus

Conjuntos documentales

Can Modolell, Iluro (Mataró, Barcelona)

Discusión

En ausencia de una explicación coherente sobre las estructuras arquitectónicas exhumadas, el debate se centra en la definición funcional del conjunto. La relevancia de la documentación arqueológica, que acredita al menos tres inscripciones mitraicas, ha hecho suponer que Can Modolell albergaba un mitreo. El criptopórtico aparentaba ser la estructura más apropiada para servir de caverna a los seguidores de Mitra (2). Sin embargo, la estructura del criptopórtico no reproduce el espacio interior habitual de los mitreos, con la doble bancada y el ábside en la parte frontal para albergar el icono de la tauroctonía. Si el mitreo solo ocupaba esa parte de todo el conjunto, era lógico suponer que el resto correspondía a una villa romana que había ido sufriendo modificaciones a lo largo del tiempo. Es decir, que en una explotación agraria en funcionamiento al menos desde el siglo I d.C., en la que había algún espacio de carácter sacro, a mediados del siglo siguiente se aborda una remodelación en el contexto de la expasión económica que se constata en toda la región. Es entonces cuando la villa se monumentaliza y se acondiciona un espacio, no claramente identificado, para acoger los rituales propios del mitraísmo. A partir del siglo III nuevas intervenciones dan paso a una fase tardoantigua, con abandono y posterior reocupción a partir del siglo V, que incluye la incorporación del culto cristiano, con continuidad hasta el período medieval.

Frente a esta interpretación, cabría otra según la cual todo el espacio es desde sus orígenes un santuario, quizá heredero de una tradición ibérica local, por lo demás no documentada, que habría adquirido una fisonomía estrictamente romana en conexión con la presencia de inmigrantes. Tal vez, ciertas peculiaridades del mitraísmo de Can Modolell pudieran explicarse a partir de esos orígenes, como la selección de Cautes como deidad venerada (3). El asunto parece demasiado especulativo, toda vez que no solo ignoramos la naturaleza de las posibles entidades divinas ibéricas, sino incluso que las hubiera habido allí. Por lo demás, la inscripción emeritense en la que se venera a Cautes (nº 1.01.03.03) basta para desactivar esa pretendida peculiaridad local que quedaría reducida a la grafía K-, para referirse a la divinidad. Sin embargo, nada hay desde la presunta continuidad prerromana, que justifique, desde el iberismo, esa grafía.

Más interesante resulta el análisis de los documentos conservados para obtener una idea de lo que pudo haber sido aquel espacio cultual. La constatación del pequeño tamaño de los materiales votivos permite pensar en altares portátiles, como lo son también las tabulae ansatae. No hay epigrafía en grandes altares, lo que supone una anomalía. Apenas hay restos escultóricos. No hay ningún dato que permita deducir la existencia de una corporación, ni de jerarquías. Ya he indicado, que no hay estructuras identificables como spelaea. Tal vez tengamos que convenir que no estemos ante un mitreo. Habría que explicar la presencia de esos exvotos relacionados con el mitraísmo como manifestaciones de devoción personal en un entorno sacro compatible con la ritualidad mitraica. Pudiera, en ese sentido, tratarse de un santuario de devociones múltiples al que cada cual acude con el exvoto dedicado a su deidad predilecta. Una especie de lugar de peregrinación en el que de alguna manera se reproduce en la distancia la comunidad cívica de Iluro, con sus magistrados, sus ciudadanos, sus clientes, sus libertos, peregrinos, extranjeros y esclavos, bajo el patrocinio de las autoridades locales que encuentran en este santuario periférico un lugar de representación, de legitimación y de formalización de una identidad particular. En tal caso, la comunidad de cultores mitraicos y el mitreo propiamente dicho se encontrarían en Iluro.

La otra alternativa, contraria a la imagen más consolidada de Can Modolell como un gran santuario, sería regresar a la idea de que es una villa de explotación agraria (Bonamusa et alii, 1985, p. 27), incluso de propiedad imperial, cuyo responsable a partir de un determinado momento fuera un simpatizante del culto de Mitra, que habría favorecido la colocación de exvotos de particulares vinculados a su santuario personal, con el objetivo de incrementar su prestigio y ahondar el tejido de sus redes sociales. Que ese espacio fuera mitreo o no es ya asunto que no se puede dirimir en asuencia de testimonios epigráficos y arqueológicos más sólidos. La relación de Can Modolell con Iluro no está bien definida. Los materiales no establecen conexiones claras, aunque hay presunción de que así fuera, entre otras razones por ser la localidad más cercana de la que podrían proceder los dunviros que hacen una ofrenda con ocasión de un reparto de ayudas (nº 3.01.03.01). Sin embargo, las divinidades presentes en Can Modolell no están presentes en Iluro, donde se conoce la veneración de Bonus Eventus, Juno, Mercurio o Silvano. Esta falta de coincidencia no es inconveniente para pensar que los cultos en la ciudad pueden ser distintos a los que se practican en el territorio, cuyas tradiciones, motivaciones y circunstancias no tienen por qué ser indénticas. Por el contrario, la mayor complejidad religiosa puede ser el resultado de una respuesta a las necesidades de integración y de construcción de identidades en un espacio territorial complejo por sus distintos niveles de hibridación. A falta, pues, de ese conocimiento más preciso sobre la realidad, debemos intentar establecer un marco interpretativo integrador, en el que quepan la acción intencional de agentes imperiales, junto con motivaciones de las oligarquías locales y el arraigo de las prácticas cultuales de una población urbana con íntimas relaciones con su entorno rural.

Notas

(1) O en sus aledaños, como matiza Mayer, 2012, p. 238.

(2) Bonamusa, 1994, p. 3; Pascual, 1994, p. 11; Bonamusa et alii, 1985, 22 y sigs.

(3) Pla – Revilla, 2002, 236.

Referencias bibliográficas

Mariner, 1978; Mariner, 1979; Bonamusa et alii, 1985; Fabre - Mayer - Rodà, 1983, 83-88; Bonamusa, 1985, pp. 248-253; Clariana - Járrega, 1990, pp. 330-344; Bonamusa, 1994, pp. 3-5; Pascual, 1994, pp. 6-12; Olesti, 1994, vol. III; Járrega - Clariana, 1996, pp. 125-152; Mayer, 1997; Bonamusa - Garí - Clariana, 1997, pp. 33-65; Álvarez - Mayer, 1998, pp. 43-49; Bonamusa et al., 1998, pp. 125-136; Bonamusa et alii, 1998, pp. 33-65; Bonamusa, 1998, pp. 63-71; Clariana, et alii, 2000, pp. 165-200; Bonamusa et alii, 2000, pp. 165-200; Bonamusa et alii, 2001; Plà - Revilla, 2002, pp. 211-239; Revilla, 2002, pp. 189-226; Bonamusa et alii, 2006; Mayer, 2012, pp. 223-245; Romero Mayorga, 2016, pp. 156-159; Sinner – Revilla, 2017.

Abreviaturas y bibliografía

Mariner, S., “Nuevos testimonios de culto mitraico en el litoral de la Tarraconense”, II Congr. Int. de Estudios sobre culturas del Mediterráneo Occidental, Barcelona, 1978, 79-84.

Mariner, S., “Nuevos testimonios de culto mitraico en el litoral de la Tarraconense”, Quaderns de Prehistoria i Arqueologia de Mataró i el Maresme, 8-9, 1979, 274-276.

Bonamusa, J. et alii, El jaciment romano-medieval de Can Modolell. Dos mil anys d’història. Deu anys d’excavacions. Cabrera de Mar. El Maresme (1974-1984), Mataró, 1985.

Fabre, G. - M. Mayer - I. Rodà, Inscripcions Romanes de Mataró i la seva área (Epigrafía romana del Maresme), Mataró, 1983.

Bonamusa, J., “Els testimonis mitraics iluronencs dins el context de la Tarraconense”, Laietània, 2-3, 1985, 248-253.

Clariana, J.F. - R. Járrega, “Aportación al conocimiento de unas estructuras arquitectónicas tardorromanas del yacimiento arqueológico de Can Modolell (Cabrera de Mar, Barcelona)”, AEspA, 63, 1990, 330-344.

Bonamusa, J., “El jaciment romano-medieval de Can Modolell”, L’arqueologia a Cabrera II- Can Modolell. El Coleccionable de la Fundació Burriac, 5, Cabrera de Mar, 1994, 3-5.

Pascual, R., “La religió de Mitra. Els elements mitraics de Can Modolell”, L’arqueologia a Cabrera II - Can Modolell. El Coleccionable de la Fundació Burriac, 5, Cabrera de Mar, 1994, 6-12.

Olesti, O., El territori del Maresme en época republicana (s.III – I a.C.). Estudi d’Arqueomorfologia i Historia, Univ. Barcelona, tesis microfichada, 1994, vol. III.

Járrega, G. - J.F. Clariana, “El jaciment arqueològic de Can Modolell (Cabrera de Mar, Maresme) durant l’Antiguitat Tardana. Estudi de les ceràmiques d’importació”, Cypsela, 9, 1996, 125-152.

Mayer Oliver, M., Aspectes de la Catalunya del segle II. Discurs de recepció com a membre numerari de la Secció Històrico- Arqueològica, Institut d’Estudis Catalans, Barcelona, 1997.

Bonamusa, J.- R.I. Garí - J. F. Clariana, “Notícia sobre l‘excavació del sector de la torre semi-circular de Can Modolell (Cabrera de Mar)”, XIV Sessió d‘Estudis Mataronins, Mataró, 1997, 33-65.

Álvarez, A. - M. Mayer, “Aproximació als materials lapidis decoratius presents al jaciment de Can Modolell (Cabrera de Mar, Maresme). Estudi volumètric i comparatiu”, De les estructures indígenas a l’organització provincial romana de la Hispània Citerior, Homenatge a Josep Estrada i Garriga, Barcelona, 1998,43-49.

Bonamusa, J. et alii, “El jaciment de Can Modolell (Cabrera de Mar, El Maresme) com a nucli de romanització”, en M. Mayer - J. Mª. Nolla, - J. Pardo (eds.), De les estructures indígenes a l’organització provincial romana de la Hispània Citerior, Barcelona, 1998, 125-136.

Bonamusa, J., “El criptopòrtic de Can Modolell”, Primeres Jornades d‘Arqueologia de Cabrera de Mar i del Maresme. Homenatge a Rafael Esteban i Salvador, 16 de març de 1996. Ilturo 1, Cabrera de Mar 1998, 63-71.

Bonamusa, J. et alii, “El jaciment de Can Modolell (Cabrera de Mar, El Maresme) com a nucli de romanització”, en M. Mayer - J. Mª. Nolla, - J. Pardo (eds.), De les estructures indígenes a l’organització provincial romana de la Hispània Citerior, Barcelona, 1998, 125-136.

Bonamusa, J., “El criptopòrtic de Can Modolell”, Primeres Jornades d‘Arqueologia de Cabrera de Mar i del Maresme. Homenatge a Rafael Esteban i Salvador, 16 de març de 1996. Ilturo 1, Cabrera de Mar 1998, 63-71.

Clariana, J.F. et alii, “Aportacions a l’estudi del criptopórtic de Can Modolell (Cabrera de Mar)”, Sessió d’EstudisMataronins, 17, 2000, 165-200.

Bonamusa, J. et alii, “Aportacions a l‘estudi del criptopòrtic de can Modolell. Cabrera de Mar”, XVII Sessió d‘Estudis Mataronins. Mataró, 2000, 165- 200.

Pla Perea, C.–V. Revilla Calvo, “El santuario romano de Can Modolell (Cabrera de Mar, Barcelona). Nuevas aportaciones para su interpretación”, Empúries, 53, 2002, 211- 239.

Revilla Calvo, V., “Santuarios, élites y comunidades cívicas: consideraciones sobre la religión rural en el Conventus Tarraconensis”, en F. Marco – F. Pina Polo– J. Remesal (eds.), Religión y propaganda política en elmundo romano, Instrumenta 12, Barcelona, 2002, 189-226.

Bonamusa, J. et alii, Guia del clos arqueològic de Can Modolell (Cabrera de Mar), Mataró, 2006.

Mayer Oliver, M., “Tabulae ansatae votivas en santuarios. Algunas reflexiones a propósito de las halladas en el posible mitreo de Can Modolell en Cabrera de Mar (Barcelona)”, en G. Baratta, S. M. Marengo (eds.), Inscriptiones Inscriptae III, Manufatti iscritti e vita dei santuari in età romana, Macerata, 2012, 223-245.

Romero Mayorga, C., Iconografía mitraica de Hispania, Tesis doctoral inédita, Madrid, 2016. Acceso abierto en https://eprints.ucm.es/39395/

Sinner, A.G. - V. Revilla, “Rural religion, religious places and local identities in Hispania: the sanctuary at Can Modolell (Cabrera de Mar, Barcelona),” Journal of Roman Archaeology 30, 2017, 267-282.

Bibliografía secundaria en discusión y notas

Bonamusa, J. et alii, El jaciment romano-medieval de Can Modolell. Dos mil anys d’història. Deu anys d’excavacions. Cabrera de Mar. El Maresme (1974-1984), Mataró, 1985.

Mayer Oliver, M., “Tabulae ansatae votivas en santuarios. Algunas reflexiones a propósito de las halladas en el posible mitreo de Can Modolell en Cabrera de Mar (Barcelona)”, en G. Baratta, S. M. Marengo (eds.), Inscriptiones Inscriptae III, Manufatti iscritti e vita dei santuari in età romana, Macerata, 2012, 223-245.

Bonamusa, J., “El jaciment romano-medieval de Can Modolell”, L’arqueologia a Cabrera II- Can Modolell. El Coleccionable de la Fundació Burriac, 5, Cabrera de Mar, 1994, 3-5.

Pascual, R., “La religió de Mitra. Els elements mitraics de Can Modolell”, L’arqueologia a Cabrera II - Can Modolell. El Coleccionable de la Fundació Burriac, 5, Cabrera de Mar, 1994, 6-12.

Bonamusa, J. et alii, El jaciment romano-medieval de Can Modolell. Dos mil anys d’història. Deu anys d’excavacions. Cabrera de Mar. El Maresme (1974-1984), Mataró, 1985.

Pla Perea, C.–V. Revilla Calvo, “El santuario romano de Can Modolell (Cabrera de Mar, Barcelona). Nuevas aportaciones para su interpretación”, Empúries, 53, 2002, 211- 239.

Fecha de actualización

2020-05-18

Conjuntos de fichas

Fig. 3.01 Fig. 3.01.01