Escultura/Relieve

  • 1.01.02.09. Estatua de Cronos leontocéfalo

    <p>Estatua de m&aacute;rmol blanco con representaci&oacute;n de un var&oacute;n con cabeza de le&oacute;n. Lleva el torso desnudo, desde la cintura hasta la parte conservada de las piernas va cubierto con un fino pantal&oacute;n, presumiblemente de tipo persa, ce&ntilde;ido a la cintura mediante un&nbsp;<i>cingulum</i>. Faltan las dos piernas desde los muslos, el antebrazo y mano derechos, el brazo izquierdo &iacute;ntegramente. La cabeza ha sufrido un golpe que le ha partido el hocico y, tal vez, un segundo golpe le ha partido la cabeza, de la que se&nbsp;conserva buena parte de la melena, las fauces entreabiertas, el entrecejo fruncido y el ojo izquierdo (Fig. 1.01.02.09a). El cuerpo est&aacute; enroscado por una serpiente, de la que se conservan tres vueltas, una a la altura de los muslos, otra ligeramente por encima de la cintura y la &uacute;ltima por la parte alta del pecho en contacto con la melena. Falta la cabeza de la serpiente, que reposar&iacute;a de forma frontal sobre la cabeza leonina. En la parte posterior se conservan &iacute;ntegramente las alas, cuyo plumaje se representa por medio de un somero rayado en la zona inferior, mientras que en la superior, visible desde el frente por encima de los hombros, la labra es m&aacute;s detallada. Propone Garc&iacute;a y Bellido que en las manos llevar&iacute;a la llave del cielo y el cetro o el rayo. El cuerpo fue hallado en 1902 en el Cerro de San Alb&iacute;n; en 1913 fue descubierto un fragmento adicional del brazo derecho y la parte que se conserva de la cara (1).&nbsp;</p> <p>&nbsp;</p>
  • 1.01.02.14. Fragmentos del relieve de la tauroctonía

    <p>Durante mucho tiempo nadie hab&iacute;a prestado atenci&oacute;n a unas importantes palabras de M&eacute;lida al acabar la descripci&oacute;n de las esculturas aparecidas en 1902 en el Cerro de San Alb&iacute;n: &ldquo;Con estas esculturas se hallaron fragmentos varios de otras, entre ellos, dos de ropas de una estatua colosal y del z&oacute;calo con los pies de una figura peque&ntilde;a, y junto a los pies el arranque de un ara&rdquo;. En su&nbsp;<i>Cat&aacute;logo Monumental&nbsp;</i>menciona bajo el n&ordm; 1097 un trozo de manto flotante con restos de pintura roja, as&iacute; como un fragmento de una imagen vestida y con dos espigas, atributo de Ceres (n&ordm; 1098). En el volumen correspondiente a los a&ntilde;os 2006- 2007 de la revista&nbsp;<i>Anas</i>, Ana M&ordf; Rodr&iacute;guez Azc&aacute;rraga publica un importante trabajo, con el an&aacute;lisis de todos los fragmentos escult&oacute;ricos correspondientes a la informaci&oacute;n proporcionada por M&eacute;lida y olvidados en los almacenes del MNARM, en el que propone una restituci&oacute;n muy veros&iacute;mil del relieve de la taurocton&iacute;a del gran mitreo de M&eacute;rida. A partir de esa restituci&oacute;n, durante los meses de julio y agosto de 2010, el MNARM organiz&oacute; la exposici&oacute;n &ldquo;Creciendo. Novedades en las Colecciones&rdquo;, en la que se ofrec&iacute;a un dibujo de Jos&eacute; Manuel Jerez Linde con la imagen ideal de esta tauroctom&iacute;a, con la inclusi&oacute;n de los fragmentos conservados, tal y como se aprecia en la foto adjunta. Procedemos&nbsp;a la catalogaci&oacute;n de los fragmentos bajo un n&uacute;mero &uacute;nico, pues pertenecen al mismo relieve, seguido por el de la pieza concreta que se describe.</p>
  • 1.01.02.19. Estatua de mármol con representación de Esculapio o Serapis

    La piedra es diferente a la de la mayoría de las esculturas y no se descarta que sea una obra de importación, probablemente de Afrodisias. Le faltan la cabeza, el brazo derecho por encima del codo, la mano izquierda y los pies. Lleva un manto que sube por la espalda hasta su hombro izquierdo y cae por ese costado, dejando al descubierto el torso desnudo. El brazo izquierdo y el muslo derecho conservan restos de elementos iconográficos perdidos. Hallada en el Cerro de San Albín en 1902.
  • 1.01.03.04. Torso desnudo de varón

    Torso desnudo de varón (Fig. 1.01.03.04) con clámide o piel sobre el hombro izquierdo con cabeza de león (Fig. 1.01.03.04a). No conserva la cabeza, el lateral derecho está roto desde la clavícula hasta la cadera. La fractura inferior pasa por debajo del ombligo y llega hasta el brazo derecho. En el reverso sólo se aprecia la caída de la clámide desde el hombro izquierdo y cómo cruza hasta el flanco derecho (Fig. 1.01.03.04b). Al igual que las piezas anteriores, fue hallado en las excavaciones de Mélida en la Calle Constantino.
  • 1.01.02.10. Estatua de Cronos joven

    <p>Estatua de m&aacute;rmol fino sin pulir, hallada con la precedente en 1902 y alg&uacute;n fragmento adicional en 1913. La cabeza, imberbe y juvenil, apareci&oacute; en 1913, extremo que justifica las fotos reproducidas sin ella. Es la imagen de E&oacute;n o Cronos,&nbsp;personificaci&oacute;n del tiempo infinito. Se presenta desnudo, en actitud r&iacute;gida, de pie, el tronco derecho, las piernas juntas y los brazos abiertos en comp&aacute;s. El dios tiene abundante pelo en el que se aprecian los orificios en los que encastrar&iacute;an los rayos solares de bronce que har&iacute;an de corona. El cabello, marcado con profundos tr&eacute;panos, encuadra el rostro que mira impasible de frente, y cae sobre la espalda. En el pecho tiene en relieve una peque&ntilde;a cabeza de le&oacute;n, que aparenta formar parte del propio cuerpo. El joven est&aacute; rodeado por una serpiente que le da cinco vueltas desde los pies hasta la cabeza, en la que reposar&iacute;a la del saurio que se da por desaparecida, pero que presumiblemente es la cabeza de serpiente recuperada con los fragmentos de la taurocton&iacute;a y que tiene n&ordm; inv. 7500 (Fig. 1.01.02.10a). Junto a su pierna izquierda, como refuerzo, hay un tronco de &aacute;rbol del que sobresale una cabeza de carnero, atributo ins&oacute;lito para Cronos (Fig. 1.01.02.10b). Junto a la otra pierna estaba representado otro atributo no conservado. En la espalda llevaba alas, de&nbsp;las que s&oacute;lo se conservan los&nbsp;orificios de sujeci&oacute;n. Los brazos&nbsp;estaban hechos con piezas separadas; se conserva el izquierdo casi &iacute;ntegro y s&oacute;lo una parte del derecho.&nbsp;</p>
  • 1.01.02.11. Estatua masculina mitraica con león

    <p>Figura viril de m&aacute;rmol blanco. Hallada en el Cerro de San Alb&iacute;n en 1913. La imagen representa un joven desnudo, de pie, que apoya su cuerpo sobre la pierna derecha; la izquierda est&aacute; ligeramente flexionada. La cabeza est&aacute; suavemente inclinada hacia la derecha. El rostro est&aacute; enmarcado por una corta melena recogida sobre la cabeza en forma de corona. Las ondulaciones sobre la cabeza y entorno al rostro le dan un aspecto leonino o &iacute;gneo. Los ojos tienen las pupilas marcadas junto al p&aacute;rpado superior, lo que le confiere una mirada lejana. Una cl&aacute;mide recogida sobre su hombro derecho cubre parcialmente el&nbsp;cuello y la espalda. El brazo derecho est&aacute; perdido, pero el antebrazo cae hacia la cadera y el codo parece indicar que el brazo estar&iacute;a ligeramente dirigido hacia adelante y hacia arriba. El izquierdo est&aacute; perdido desde el arranque; sin embargo, se&ntilde;ala Garc&iacute;a y Bellido (<i>ROER</i>, n&ordm; 11) que se conserva una parte del antebrazo y de la mano izquierda que sosten&iacute;a la antorcha. Entre los materiales del MNARM, en efecto, est&aacute; esa pieza que quiz&aacute; corresponda a la estatua, aunque no est&aacute; corroborado (Fig. 1.01.02.11b; Cacciotti, 2008, p. 174). La pierna derecha est&aacute; apoyada en el tronco de un &aacute;rbol al que aparece adosada una figura de animal mal conservada, pero que parece acertado considerarlo un peque&ntilde;o le&oacute;n sentado.&nbsp;</p>
  • 1.01.02.12. Estatua acéfala de Venus.

    <p>Representaci&oacute;n de Venus&nbsp;<i>pudica&nbsp;</i>de pie sobre plinto hecha con m&aacute;rmol blanco. Es una variante del tipo de la Afrodita de Siracusa. Recae el peso sobre su pierna izquierda, al tiempo que la derecha est&aacute; suavemente doblada. La cabeza se ha perdido, pero quedan restos del cabello ondulado que caen sobre sus hombros. La diosa est&aacute; desnuda, aunque cubre parte de su cuerpo con un pa&ntilde;o visible por&nbsp;detr&aacute;s, mientras que por delante un extremo se dobla en el antebrazo izquierdo y el otro, tras dar la vuelta por la parte posterior de la estatua, lo sujeta esa misma mano, gesto mediante el cual cubre su sexo. La espalda queda completamente descubierta, pero el manto cae junto a la pierna derecha y por detr&aacute;s, sirviendo de soporte a la escultura. El brazo derecho est&aacute; perdido, pero lo llevaba alzado. A su izquierda un amorcillo cabalga sobre un delf&iacute;n. Aparecida en el Cerro de San Alb&iacute;n en 1902.&nbsp;</p>
  • 1.01.02.13. Pequeña estatuilla de Venus.

    <p>Estatua de peque&ntilde;o tama&ntilde;o de mujer desnuda, muy mutilada. Se conserva el torso y las piernas hasta la altura de las rodillas. Le falta la cabeza, los brazos y la mitad inferior de las piernas. Quedan restos del cabello que cae suelto sobre los hombros. El pubis no est&aacute; cubierto. Es posible que el escultor haya escogido el momento en el que la diosa se ci&ntilde;e al pecho la faja (<i>fascia</i>), por lo que se aprecia la mano, sin antebrazo, sujet&aacute;ndola. La talla es de buena calidad y parece seguir modelos alejandrinos, en los que las escenas de tocador son habituales. En la pierna izquierda quedan restos de un soporte o figura adicional. El m&aacute;rmol presenta marcas de fuego. Aparecida en el Cerro de San Alb&iacute;n.&nbsp;</p>
  • 1.01.02.14.01. Fragmento de mármol blanco de las canteras de Borba (Estremoz, Portugal) en el que serepresenta un manto con grandes pliegues curvos

    <p>Fragmento de m&aacute;rmol blanco de las canteras de Borba (Estremoz, Portugal) en el que serepresenta un manto con grandes pliegues curvos, con borde superior pulido, lo que indica que es el extremo de la pieza; los tres lados restantes est&aacute;n fracturados (Fig. 1.01.02.14.01). Las ondas del manto son m&aacute;s estrechas en la parte derecha, lo que indica que se abre hacia la izquierda. Conserva restos de pintura roja. El relieve no estaba exento, pues la cara posterior apenas est&aacute; desbastada, por lo que s&oacute;lo podr&iacute;a verse de frente.&nbsp;</p>
  • 1.01.02.14.02. Fragmento de mármol blanco de las canteras de Borba

    Fragmento de mármol blanco de las canteras de Borba, con representación de tres espigas (1) que surgen de un tronco común, sobre un fondo de pliegues (Fig. 1.01.02.14.02). La pieza está fracturada en todos sus lados.
  • 1.01.02.14.03. Fragmento de un perro, posiblemente en posición rampante al que le faltan la cabeza, los cuartos delanteros, buena parte de las patas traseras y del rabo

    Fragmento de escultura en mármol blanco de Borba. Procede del llamado “Ingreso del 20 de septiembre de 1943” de un almacén que existía en el Teatro Romano (1). Se trata de piezas procedentes de las excavaciones de Mélida y Macías. Aunque el animal está muy mutilado, se aprecia el buen trabajo de la columna vertebral y el arranque del rabo (Fig. 1.01.02.14.03a).
  • 1.01.02.15. Zócalo con los pies de una pequeña figura

    Mármol de Borba. Mencionado por primera vez por Mélida (1914, 449) con motivo de la descripción de los materiales aparecidos en el Cerro de San Albín en 1902. Se trata de los pies calzados con sandalias; junto al pie derecho se ve el arranque de una pieza cuadrangular, una suerte de pilar o ara.
Browse all
Ant Siguiente